Taller Multisensorial por el Día de la Diversidad Funcional

Taller multisensorial festejando el día de la diversidad funcional

El 3 de diciembre, se celebra el Día de la Diversidad Funcional y en esta ocasión, nos hemos sumergido en una experiencia única y enriquecedora, participando con un taller multisensorial que habíamos diseñado especialmente para niños y niñas con diversidad funcional de todas las aulas específicas de los Centros Educativos de Primaria y Secundaria de Alhaurín de la Torre.

El CEIP Isaac Peral, se encargó este año, de la II Jornada de Convivencia Escolar de las Aulas Específicas en Alhaurín de la Torre, coordinado por la Maestra de PT (pedagogía terapeútica). Las diferentes aulas específicas del resto de Centros Educativos, estaban invitados a participar en diferentes talleres a lo largo del día.

Dicho evento también estaba acompañado por voluntarios y voluntarias de la asociación Divers@s, una asociación formada por familias que buscan el bienestar de sus hijos e hijas, a tener visibilidad, igualdad e inclusión real, para que cada vez sean más, los que tenemos mentes y corazones, abiertos a las diferencias.

La mañana estaba organizada en un taller de danzaterapia,  otro de terapia asistida con animales y el preparado por Mamiexperimentos, el taller multisensorial con luz negra.  

Repartidos en tres grupos de niños y niñas de las diferentes aulas específicas y acompañados por sus PT y sus PTIS correspondientes, pudieron disfrutar de cada uno de los talleres planteados con una duración de media hora cada uno.

Fluorescencia y luz negra dia diversidad funcional

El taller multisensorial, lo ambienté por rincones o zonas de experimentación, pero a su vez, toda la sala tenía objetos que ellos podían manipular y el sentido del tacto y el de la vista, fueron los grandes protagonistas.

Cara rincón, estaba diseñado para estimular los sentidos y fomentar la propia exploración. Se dispusieron varias bandejas sensoriales y en cada una de ellas, se descubrieran texturas diferentes y sorprendentes a veces, tales como una bandeja con espuma de afeitar, otra con pan rallado y cuentas brillantes, una tercera llena de plumas dónde tenían que encontrar números escondidos y la última que fue todo un éxito dado el material utilizado, arroz de colores que escondían piezas magnéticas, las cuales capturaban con las varitas magnéticas.

Bandejas sensoriales en el día de la diversidad funcional

Esta bandeja fue toda una experiencia multisensorial para muchos de ellos, despertando su curiosidad y su interés de por qué se quedaban pegadas las fichas de colores.

En otra zona, el sentido del tacto seguía siendo protagonita gracias a unos guantes sensoriales que preparé, llenándolos de arena de playa y otro con gomina extrafuerte para el pelo. Éste último, realmente gustoso al tacto.

Una bolsa sensorial con aceite y agua teñida de fluorescencias y purpurinas, también fue un gran atractivo para los chicos y chicas participantes.

A través de la luz negra, el sentido de la vista fue también el gran protagonista, ya que la luz negra envuelve, les conecta y hace que sientan curiosidad por las diferentes propuestas que tenía planteadas.

La zona de experimentación estaba ocupada por unos bolígrafos “mágicos” con el que dejar mensajes secretos, que luego se veían con luz negra. También pudieron observar qué ocurre cuando se mezcla bicarbonato y vinagre de una forma más interesante y atractiva, gracias a un limón que lo convertimos en un pequeño volcán en erupción.

Pudieron probar como se utiliza una pipeta, echar vinagre, colocarse diferentes gafas con papeles de diversos colores e incluso, ensartar cuentas de colores vistosos y llamativos para ellos.

En la zona de la mesa de luz, había preparadas en una mesa letras translúcidas y en otra arena kinética y pompones para recoger con pinzas.

La mesa de luz y la arena mágica también fueron un gran reclamo para muchos de ellos, cogían la arena, la volvían a echar, intentaban cogerla también con las pinzas… hacían torres con frutas de colores translúcidas.

Para terminar, cada uno de los participantes, se llevó una pulsera de neón que les estuve colocando. Ellos miraban fascinados los colores tan vistosos que tienen las fluorescencias con la luz negra.  

La conexión emocional, la alegría que iluminaban sus rostros, fueron la mejor respuesta ante el taller que con tanto mimo y cariño les tenía preparado. Quedándome con la satisfacción personal, de que disfrutaron, investigaron, manipularon, exploraron el aula y las diferentes propuestas sensoriales.

Y es que a veces, tan sólo hay que ofrecerles oportunidades para aprender y para descubrir e investigar, que cada niño y niña con sus habilidades únicas, contribuye también a la riqueza de cada sitio, de cada comunidad.

Por último, dar las GRACIAS al equipo del Colegio Isaac Peral, por contar conmigo. Agradecida y llena de amor por esos niños y niñas que conocí y que tanto cariño me regalaron. Sumándome a esta celebración del Día de la Diversidad Funcional,  por un futuro más inclusivo, más comprensivo y más agradecido.

Interacciones con los lectores

Deja un comentario